LOS CIELOS Y CALLES DE ALZIRA PERTURBADOS

Muchos domingos y fiestas como la de hoy del día de la Hispanidad, siempre me despierta un aeroplano que sobrevuela con bastante insistencia los cielos de la Capital de la Ribera alta Valenciana, y del cuál siempre pienso que además de sobrevolar con mucho deleite cada rincón de nuestra ancha y larga extensión terrestre, imaginamos que además pueda estar observando o tomando fotos de todas nuestras zonas o territorios o que esté trabajando para Google, la Generalitat Valenciana, los árabes de sos o alguna inteligencia alienígena conocida, y esté haciendo nuevas fotos de calles, caminos, polígonos, urbanizaciones, etc, porque si no, no sabemos y nadie nos dice a qué se debe este repasar los cielos una y mil veces, si no es para trabajar palmo a palmo cada rincón para darle un uso profesional de las investigaciones, prospecciones o filmaciones a gran altura, sin un porqué y que no conocemos ahora, pero que estamos seguros que algún departamento Municipal de Alzira o de la Comarca las conocerá de primera mano y no las dice a su población, porque no interesa¿para qué?.


Otra actividad más rutinaria y menos taladrante es recibir una vez a la semana en las calles de Alzira el antiguo sonido del afilador que aún recorre calles y plazas ganándose de esa peculiar forma unos "eurillos" a base de afilar nuestros cuchillos caseros una forma de no gastar en artilugios afilantes que no sabemos montar, que no sabemos arreglar si se estropean y que normalmente no llevamos a arreglar porque creemos siempre que nos cobrarán mucho o que nos van a engañar con lo que piden en la factura, por lo que es más práctico que el afilador rudimentario de toda la vida sea el que siga afilando nuestros herramientas para comer o para que afilen con esa piedra nuestras herramientas caseras, por lo que esperamos que dure este "afilaoooor", muuuuchos años más, incluso decenios, ya que aunque se mejora en muchas cosas en otras seguimos necesitando la ayuda de mamá, que nos afilen los cuchillos o las comidas de la abuela, así somos y así seguiremos.


Las calles ha tenido un sonido durante todo el verano y hasta ayer día 11 de octubre de 2011 en Alzira hemos oído un sonido tintineante y que llega a ser muy molesto como es el de los vendedores de melones, que no nos importa si vienen del Tomelloso, o si son a cinco euros cuatro melones, solo que muchas de las veces lo hacen molestando las horas de descanso o muy temprano a las 8 de la mañana o a la hora de la siesta a las 14 horas hasta pasadas las 20 horas a veces ininterrumpidamente de una zona a otra sin reparo ni concienciación, sin importarles a estos meloneros que los que vivimos en estas zonas estamos de ellos hasta el gorro y que para eliminar estos sonidos cansinos y agotadores se inventaron los mercados al detall o mercados de abastos donde pagando un asentamiento puedes dar la vara y cantar el only you todo el día allí en los puestos que estos voceros "Deben de Pagar" y no estar comiéndonos la cabeza o molestando a los vecinos una vez y otra porque con esta venta ambulante se ahorran el citado asentamiento que deberían hacerlo o sino el miércoles en su otro asentamiento permitido pero no veo justo mancillar y molestar el descanso de los vecinos de Alzira como si fuera esto los corrales de la tía paca.


Las últimas semanas he visto como Helicópteros de la Policía Nacional ha estado sobrevolando nuestra ciudad a nivel casi de los tejados, es decir muy cerca de los tendederos, imagino que están investigando a las mafias de narcos que abundan en nuestra localidad porque sino, no podría pensar en otra cosa cuando vuelan tan bajo estos impresionantes aparatos, los cuáles casi tocan las terrazas con sus barridos inteligentes, pero que un día si han almorzado un poco brusco podrían hacer saltar las alarmas de producir algún incidente producido por estos aparatos encrustándose en la terraza de alguna azotea, no dejando tender la ropa con la normalidad que debe ser, pero lo que es más importante es que estos manejos arriesgados acojonan sin lugar a dudas a más de uno y de una que se asustan, se cagan de verlos de golpe sin llamar ni anunciarse y eso trastorna el cuerpo de cualquier vecino que vive su vida de lo más normal posible y donde estas criaturas sin más ni más por estos atropellos pueden pasar por crisis nerviosas en un momento sin que nadie se preocupe de estas circunstancias ni lo remedie. ¿Qué cuesta avisar que los helicópteros pasarán en barrena a tres palmos de nuestras terrazas los días 11, 12 y 13 de octubre de 10 a 14 horas?, ¡no cuesta nada!, pero háganlo señor@s gobernantes por su padre, no nos tomen por tontos y por el pito del sereno,¡Yá está bien de ser tan buenos y de servir de cobayas!.


Firmado por; Juanvi Vayá Climent.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0