EL ÁNGEL DE BUDAPEST

Ayer la cadena de televisión de la primera, emitió una película impresionante al más puro estilo la lista de Schindler y cómo la gran peripecia de un diplomático español llamado; Ángel Sanchez Briz encarnado en el actor Francis Lorenzo quedará su valentía rotulada en esta ciudad con honores como el ;ÁNGEL DE BUDAPEST.


 

Placa del Memorial del Holocausto nazi

 

 

Francis Lorenzo en la Tv Movie encarnando fantásticamente a Ángel Sanz Briz

 

 



 

En aquellos años del 1944-45 cuando la ciudad estuvo sitiada por los nazis y la policía austríaca era la gemela de la SS y donde entre este patriota que aunque estuviera a las órdenes de Franco, sus ideales no eran tan Franquistas, el cuál gracias a su constancia, talento, fuerza de voluntad, valentía y coraje pudo salvar de los campos de exterminio entre 6.000 y 7.000 Judíos-sefardíes llevándolos bajo bandera española, gracias a acuerdos que logró poner en marcha entre España, Suecia y Austria, para que cualquier español fuera de la creencia que fuera, debería poder ser liberado de las garras del exterminio inmediatamente. Cómo dato general os puedo decir que aquella 2ª Guerra Mundial y solo en Austria, donde de los más de 600.000 austríacos llevados a campos de concentración y a cámaras de gas, tan solo se salvaron 200.000.



Esta TvMovie causó ayer tal impacto que fue seguida en televisión por 3.432.000 de espectadores y espectadoras haciendo un 18,7 de share o cuota de pantalla, por lo que fue un auténtico regalo de Navidad ver este peliculón.Ahora os dejamos con la biografía de Ángel Sánchez Briz; llamado el Ángel de Budapest nació en Zaragoza el día 28 de septiembre de 1910 y murió en Roma el 11 de junio de 1980. Fue un diplomático español ejemplar, que actuó en la época de la Segunda Guerra Mundial (en este conflicto, donde España se mantuvo como no beligerante). En 1944, actuando por cuenta propia, "oficialmente" con independencia del gobierno de Franco (pero sin sufrir tampoco represalia alguna por ello), contribuyó a salvar la vida de unos cinco mil judíos húngaros durante el Holocausto, proporcionando pasaportes españoles, en un principio a judíos que alegaban origen sefardí en virtud de un antiguo Real Decreto de 1924 del directorio militar de Primo de Rivera, y posteriormente a cualquier judío perseguido. Por estos hechos, fue reconocido por Israel como Justo entre las Naciones. Posteriores descubrimientos en la correspondencia diplomática revelaron que Sanz-Briz informó tempranamente al Gobierno de Franco de la existencia del Holocausto.

Su Ayuda a los judíos


Indignado por los planes nazis, Sanz-Briz decidió, al margen del gobierno español, proporcionar documentos españoles a los judíos sefardíes que pudiese encontrar y negociar con las autoridades húngaras (títeres de los ocupantes alemanes) el traslado a lugar seguro de dichas personas. Sanz-Briz procedió a proteger las vidas de unos 5.200 judíos, usando su influencia y contactos (también su dinero, con el que sobornó al gauleiter alemán), así como edificios alquilados con los fondos de la embajada que rotuló como "Anejo a la legación española". Los métodos que siguió los describió él mismo en el libro Los judíos en España:


Conseguí que el Gobierno húngaro autorizase la protección por parte de España de 200 judíos sefardíes (...) Después la labor fue relativamente fácil, las 200 unidades que me habían sido concedidas las convertí en 200 familias; y las 200 familias se multiplicaron indefinidamente, con el simple procedimiento de no expedir salvoconducto o pasaporte alguno a favor de los judíos que llevase un número superior al 200.

Así, de los 5.200 judíos cuya vida pudo salvar, sólo unos 200 eran de origen sefardí.


En agosto de 1944 envió al Gobierno español un informe en francés realizado por dos presos escapados, que detallaba el genocidio que estaba siendo cometido en el campo de concentración de Auschwitz.3 El informe iba acompañado de una carta de Sanz que confirma la autenticidad de lo relatado:


Su origen, pues, le hace sospechoso de apasionamiento. Sin embargo, por los informes que he podido obtener de personas no directamente interesadas en la cuestión y de mis colegas del cuerpo diplomático aquí acreditado, resulta que una gran parte de los hechos que en él se describen son, desgraciadamente, auténticos.

A finales de noviembre de 1944, el gobierno español, ante la inminente caída de Budapest en manos del Ejército Rojo, le ordenó abandonar el puesto y trasladarse a Suiza. Giorgio Perlasca, un veterano italiano de la Guerra Civil Española, ciudadano español honorario, que había estado ayudando a Sanz-Briz en sus tareas de protección de los judíos, continuó su labor utilizando documentos de identidad españoles falsificados por él mismo, en los que declaraba ser el cónsul español en Budapest. Perlasca consiguió que los judíos "españoles" siguieran a salvo hasta que el 16 de enero de 1945 los soviéticos entraron en Budapest.


Su Carrera posterior


Posteriormente, Sanz-Briz continuó su carrera diplomática: fue destinado a San Francisco y Washington (Estados Unidos), Lima, Berna, Bayona, Guatemala, La Haya, Bruselas y Pekín (1973, donde fue el primer embajador español). En 1976 fue destinado a Roma como embajador de España ante la Santa Sede, donde falleció el 11 de junio de 1980.


El propio Sanz-Briz relató las circunstancias mediante las cuales pudo salvar la vida de tantos judíos a Federico Ysart, el cual lo plasmó en su libro Los judíos en España (1973).



Su Reconocimiento


En 1991, el Museo del Holocausto Yad Vashem de Israel distinguió su acción y reconoció a sus herederos el título de Justo entre las Naciones, inscribiendo su nombre en el memorial del Holocausto. En 1994 el gobierno húngaro le concedió a título póstumo la Cruz de la Orden del Mérito de la República Húngara. Fue el primer diplomático español que apareció en un sello de correos de España. Se le conoce popularmente como el "Schindler" español y, aunque su caso no sea tan famoso como el de Schindler, Sanz Briz salvó a muchos más judíos que Schindler.

 

El 16 de Octubre de 1994 fue descubierta una placa en su memoria frente al Parque San Esteban, en una de las casas de Budapest que sirvió de refugio a centenares de judíos. En España su rostro y nombre ilustran una estampilla conmemorativa de una serie dedicada a los derechos humanos.

 


Fuente de la info; Juan Vte. Vayá Climent.

Escribir comentario

Comentarios: 0