SABER UN POCO MÁS DE MORELLA

Preciosa ciudad es sin duda la que hoy nos ocupa de Morella, la cuál se ensambla en un beso loable con su montaña, en una total simbiósis.

 


En Morella podemos decir y atestiguar taxativamente que opino el estar allí, que es el encuentro entre el cielo y la tierra, la morada de los dioses, el espacio sagrado o bien podríamos decir que es el simbólico retorno del principio de toda vida.

 

 


¿Qué tal os parece si os Recito un dicho popular Morellense?


 

Té Morella un Castell,

                                          més gran que les estrelles,

                                                  i la lluna contá ell,

té temó de fer-se estelles.


De la misma forma que cuentan en los cuentos, este sí que es el caso donde el Castillo está en lo más alto de la ciudad, tomando desde allí su fuerte carácter y poder, por su aspecto de empire protector, inaccesible, sobrio, deseable y emvidiable.

 


De Champeaux afirma del Convento de Sant Francesc del Siglo XIII, que su claustro abierto; es el cruce de las cuatro avenidas del espacio, donde un pozo, un ángel o una columna, marcan el centro del mundo.


Igualmente ofrece un centro Cósmico en relación con los tres niveles del Universo; el mundo subterráneo, con el pozo, el rosal y las columnas. El claustro de San Francisco, abierto bajo la cúpula del cielo, representa la unión de la tierra con las fuerzas cósmicas.


No es casual la escalinata construída en círculo; El círculo es el símbolo iniciático más importante de las Religiones.


El Castell de Morella

                                             és de pedra i durará,

                                            més durará la paraula

que del meu pit eixirá.


El último inquilino del Castillo de Morella, fué el polémico Cabrera, denominado "el Tigre del Maestrazgo", cuya figura odiaba o venerada habitó la fortaleza entre 1838 y 1840. Desde el siglo XV y hasta el siglo XIX, el castillo de Morella, fue escenario de todos los acontecimientos lúdicos, culturales o bélicos que sucedieron en España.


Leyendas de demonios encadenados, almas en pena y princesas encantadas, surgieron de los misteriosos ruídos que se producen en las entrañas de la montaña, cuando por ella llueve. Los lugareños cuentan que allí se desatan poderes de la naturaleza, asegurando que para conjurar las fuerzas desconocidas, se procedió a edificar el templo con la advocación de la Verge del Roser, para de esta forma controlar la energía telúrica que manaba de la Montaña, donde en el año 1895, se añadió también un calvario incrustado en la roca; con la intencionalidad de Cristianizar el lugar mágico.


Fuente de la Info; Sento Dalmau y Laura León.

Escribir comentario

Comentarios: 0