¿Cómo podría ser el nuevo puente de hierro de Alzira?

Creo que no hay que ser muy listos ni muy inteligentes, para saber, que el puente de hierro le hace falta sustituirlo ya, por otro más grande y ancho, en la misma ubicación, y que ese mismo puente se construyó en su día para adaptarse a unas características de los años 50 y 60, pero hoy en día, 53 años después de los sesenta, se queda muy estrecho, pequeño y "embutido", el continuar con este doble sentido de circulación de vehículos, cuando es obvio y que es una insensatez mantenerlo así, en este siglo, simplemente porque las características y los ritmos de la circulación ha cambiado un 1000 % y por lo tanto queda muy bonito aquello de lo antiguo y su conservación pero no está adaptado para los nuevos tiempos, por mucho que lo pintemos, que le pongamos luces nuevas, que hagamos el firme con asfalto nuevo o le pintemos líneas de colores que lo hagan más precioso. Es decir su uso es muy alto porque se necesitan los puentes de paso para conectar la ciudad con la carretera que nos lleva a la autovía o carreteras de alrededor y es obvio que la masificación por este puente sea indispensable, pero este necesita un hermano mayor yá o bien hacer que su estructura de acero se duplique en dos o cuatro carriles y se pueda aprovechar el puente viejo para construir una plataforma necesaria para los tiempos que corren y no tener la molestia de cruzar este puente procurando que no nos peguemos un golpe con el vehículo que nos cruzamos cada día y rezando que no sea un camión grande o un bus. Lo cierto es que Alzira por su superficie urbanística necesitaría un nuevo puente, que el Pp tenía programado entre el puente viejo de hierro y el puente amarillo que lleva a los vehículos desde Guadassuar hasta los centros comerciales, hospital y centros laborales de mayor concentración y mayor colapso vial, pero después de explosionar la burbuja inmobiliaria y de irse al garete todas las fantasías constructoras que Alzira estaba consumiendo de una forma febril y emergente, se volatilizó de repente y una de las ideas, que quizá con diferencia se hubiera beneficiado millones de vehículos al cabo de los años hubiera sido este de la construcción de un puente con suficientes carriles como para descongestionar los otros dos. Ahora bien, desestimados no esta obra sino todas las de embergadura que en Alzira iban a forrarla de billetes, porque hubieran conducido a ser una ciudad que con sus construcciones se hubiese duplicado o triplicado su número de habitantes y por tanto la liquidez de su Ayuntamiento en cobros de impuestos, tasas, ibis, impuestos de sociedades, etc... etc. Pero dicho esto y a sabiendas que en Alzira urge un puente de mejor características, hay que proponérselo entre los miembros políticos de los distintos partidos de Alzira, por necesidad palpable clara y reconvertir el viejo puente de hierro o bien ahorrar dinero en la medida de lo posible, para que en esta misma ubicación se pueda colocar uno nuevo, con más carriles, pensando no solo para los próximos 50 años, sino para los próximos 150 años, y que ese mismo puente, las generaciones venideras les den el mismo cariño que nosotros tenemos del actual puente viejo de hierro. 

Escribir comentario

Comentarios: 0