Joaquin Sorolla

Joaquín Sorolla y Bastida nació en Valencia, el 27 de febrero de 1863  y falleció en Cercedilla, provincia de Madrid, 10 de agosto de 1923. Fue un pintor y artista gráfico español, el cuál se inició en la pintura histórica junto con Darío Regoyos, el cuál introdujo el impresionismo en España. Fue uno de los pintores españoles más prolíficos, con más de 2.200 obras catalogadas. Etiquetado a veces como impresionista, en realidad su estilo maduro se define mejor como luminista. Cuando apenas contaba con 2 años de edad, fallecieron sus padres. Al quedar huérfanos fueron acogidos, su hermana Eugenia y él, por su tía Isabel, hermana de su madre, y su marido, de profesión cerrajero. Pasados los años, su tío intentó enseñarle, en vano, el oficio de la cerrajería, advirtiendo pronto que su verdadera vocación era la pinturaEn 1888 contrajo matrimonio con Clotilde García en Valencia, pero vivirían un año más en Italia, esta vez en la localidad de Asís. En 1889 se instalaron en Madrid y, en apenas cinco años, Sorolla alcanzó cierta fama y prestigio como pintor. 

Otra importante faceta que desarollará en estos momentos más que nunca fue la de retratista de figuras prominentes, como Juan Ramón Jiménez, el rey Alfonso XIII, Vicente Blasco Ibáñez, Ortega y Gasset, etc.

En 1914, había sido nombrado académico y, cuando terminó los trabajos para la Hispanic Society, trabajó como profesor de composición y color en la Escuela de Bellas Artes de Madrid. En 1920, mientras pintaba el retrato de la señora Pérez de Ayala en el jardín de su casa en Madrid, padeció un ataque de hemiplejía que mermó drásticamente sus facultades físicas y mentales. Murió en su casa de Cercedilla el 10 de agosto de 1923. Nueve años después, su casa de Madrid fue reabierta como Museo Sorolla.

Su pintura representó la aplicación directa del Luminismo al paisaje y la figura, acercando por tanto esta tendencia a la sociedad de la época. Su principal discípulo fue el Alzireño Teodoro Andreu. Y sin lugar a dudas para el pueblo Valenciano y español siempre fue un ejemplo. 

Escribir comentario

Comentarios: 0