Libros de Actualidad


¿Para qué servimos los Jueces?, de Jose Antonio Martín Pallín

"Los jueces- afirma José Antonio Martín Pallín- deben utilizar habilidosamente la inteligencia para conseguir la justicia." Desde esta premisa, el autor propone algunas claves que orienten a los (futuros) jueces en su función de resolución de conflictos en el marco establecido por la Constitución y las leyes.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Hay vida después de la crisis, de José Carlos Díez

Sin duda que el libro de Jose Carlos Díez, explora los lugares más lúgubres de la economía nacional dejándola destapada al aire y "Enseñando las bragas y los ligueros de un estado resquebrajado por la gula política, financiera y empresarial feroz".

 

La verdad creemos que economistas de la talla de Jose Carlos Díez, si no es contratado por nuestro gobierno lo deberíamos hacer las plataformas de afectados globales que existen en España y que han sido afectados y estafados por uno u otro caso y de esta forma pondríamos en vigor un plan para formar una cúpula de talentosos economistas, los cuáles pudieran trabajar para que los españoles que no están dentro de los otros poderes del estado, pudieran beneficiar al resto de los españoles y así podamos vivir todos en mejor equilibrio, los talentosos adinerados sobrados de riqueza y los pobres cubiertos por un equipazo de talentosos economistas que darían rentabilidad al resto de la nación a mejorar sus actividades empresariales, económicas, profesionales, personales y comerciales.

 

En el libro Jose Carlos Díez hace valoraciones como estas;

 

"Inyectar dinero en el actual sistema bancario es como meter sangre en un enfermo con una úlcera sangrante".

 

"España para las grandes empresas es un paraíso fiscal"

 

 

¿Queréis conocer un poco más de Jose Carlos Díez, y acercarnos así a este gurú de la economía un poco más, además de verlo casi a diario en televisión?. Pues si lo deseáis, seguidme y os lo presentaré;

 

Se hace llamar el "economista observador", como en su popular blog. José Carlos Díez afirma que "Hay vida después de la crisis", aunque no se atreve a cuantificar las cicatrices que dejará en España, después de tantos años de lastre pernicioso y horrible, donde como CASI todo el mundo sabrá, hasta el día de hoy9 de Junio de 2013 y desde 2008, ya han fallecido 3.158 españoles, los cuáles se han suicidado por la crisis y 119 de ellos lo han hecho por culpa de los desenfrenados y antinaturales desahucios, que nosotros añadimos estos números a esta terrible crisis.

 

Jose Carlos Díez sin duda que es un avezado economista, que nos relata con mucho talento y velocidad de crucero, a modo de gran chef de la gastronomía, mostrar en este libro las verdades del barquero a pulmón abierto y sin anestesia, cosa que agradecemos el resto de público, donde creíamos que todo era Disney y que Papá Nöel existen de verdad y que los unos y los otros han intentado maquillar y repintar la verdad de las cosas, de los líos y fracasos cometidos, de los ultrajes a quemaropa y de los pelotazos urbanísticos, de las burbujas creadas por los partidos, etc y de lo que nos mantenían hasta antes de ayer con suposiciones, con cábalas, con milongas increíbles, con travesuras de tesoreros y economistas socialistas y populares de cartón piedra, con mentiras de datos ficticios sobre nuestra economía, sobre el euro, sobre la eurozona y con más de 25 años de atropellos burdos y sin parangón a la gran mayoría de ciudadanos que ahora estamos hartos de tanta hipocresía, necedad y mentira, que por culpa de tanta mierda nos han hundido, los unos y los otros elo presente y el futuro de nuestro país, con sus políticas restrictivas, improductivas, de crecimiento y de menos recortes. Según Jose Carlos  ¿Creer en la vida después de la crisis es como creer en la vida tras la muerte, es un acto de fe?


De la vida después de la muerte hablan los profetas. Yo, como economista, digo que hay solución a la crisis, aunque la gente después de seis años ya dude. Me preocupa ver de qué calidad va a ser la vida tras la crisis. 
¿Cuáles son las medidas inmediatas que debería poner en marcha el Gobierno para reanimar la economía en España?
Hay dos frentes. A nivel comunitario, el BCE es determinante, hace falta una política económica activa como ha hecho Japón o la Reserva Federal de EE UU. Y en España hay que ayudar a los deudores y no a los bancos, estabilizar la morosidad de las hipotecas y apoyar a las empresas para evitar su muerte por asfixia. También se deben acometer reformas, ya que España, con el impuesto de sociedades, es un paraíso fiscal para las grandes empresas.

 
En su opinión, ¿cuál es la mejor y la peor decisión de Rajoy?
La mejor, sin duda, el plan de pago a proveedores, fue muy oportuna ya que el dinero llegó a las empresas. La que menos me ha gustado, y creo que va a acabar mal, es el tratamiento de la crisis bancaria. Vamos metiendo dinero en el sistema bancario como gente entraba en el camarote de los Hermanos MarxÉ En España, la deuda es privada, por lo que inyectar dinero en el sistema bancario sin estabilizar las empresas y familias es como meter sangre en un enfermo con una úlcera sangrante. Lo que hay que hacer es cerrar la herida de inmediato. 
Las encuestas no sitúan bien a los dos grandes partidos... 
Ahora hace falta política para resolver la crisis y buenos políticos con apoyo y credibilidad, pero eso en España no lo tenemos. Tenemos un gobierno con mayoría absoluta que ha perdido la confianza de los ciudadanos, y eso limita la toma de decisiones y complica la salida de la crisis. 


¿Cómo le explica a un pequeño empresario que llegue dinero a los bancos y no a las pymes? 
Es difícil de entender. El Gobierno debería proteger a las pymes, que son las únicas capaces de crear empleo y las que nos sacarán de la crisis. Esos empresarios necesitan una base sólida para proponer nuevos proyectos. Si eso no funciona, no saldremos de la actual depresión.
¿Es tan determinante la reducción del déficit público?
Sí, España tiene que reducir el déficit público, pero protegiendo los nuevos focos de pobreza que se están produciendo. En España creamos una administración para una burbuja que ya está pinchada. Hay que ajustar la administración a esta realidad. Nadie sabe cuál es el tamaño óptimo, pero hay que apostar por mejorar la eficiencia, cerrar las diputacionesÉ 
La reforma laboral del Gobierno, ¿ha dado algún fruto? 
Las leyes ni crean ni destruyen empleo, eso está en manos de la actividad económica. El Gobierno bajó los costes de despido, y eso es abrir las compuertas y soltar el agua. Es evidente que facilita la destrucción de empleo. 
La dación en pago, ¿qué le parece?¿Qué opina de la ley hipotecaria y los desahucios?
No me gusta la dación como una solución generalizada, ya que deja a la familia fuera de la vivienda y al banco con una casa que no puede vender. Yo apostaría por condonar la deuda de las familias, siempre que sean deudores de buena fe y tengan causas objetivas para no pagar. Así la familia se queda en la casa, paga el IBI, compra mueblesÉ El drama de España es que hay casas vacías y gente sin casa. La dación no resuelve este problema, lo agudiza. 
¿Cómo ve el éxodo de jóvenes? ¿Hay que fomentarlo?
Me parece triste. Se están yendo los mejores: los más cualificados y los que tienen mayor capacidad de asumir. Y España necesita gente que monte empresas, que tome decisionesÉ y lamentablemente se están yendo los mejores, descapitalizando el país.

 
¿Y Merkel, qué? ¿Es la mala de la película o es sólo imagen?
Nosotros tomamos un dinero prestado. Fue como ir a una discoteca, donde tienes todo el alcohol disponible, aunque la opción de emborracharte es tuya. Nosotros nos emborrachamos y tenemos que asumir esa responsabilidad. Con todo, Merkel, como jefa de los bomberos, está haciendo un trabajo nefasto para apagar el incendio. Ella no provocó el fuego, pero con sus políticas seguro que no lo va a apagar.

 
¿Y el BCE? ¿Tiene que cargar con alguna responsabilidad?
El BCE siempre llega tarde y con poca intensidad en sus medidas... Todo es muy triste. 
¿Seguiremos en el euro?
Si no se resuelven los problemas, es evidente que se cuestionará. Pero tampoco pasaría nada, no será el último experimento monetario de la historia. Estoy convencido de que hay vida después de la crisis, con o sin el euro. 
Y esa vida de la que habla para después de la crisis, ¿cómo será y, sobre todo, cuándo llegará?
La clave es con cuántas cicatrices saldremos y cuánta gente se quedará fuera del camino. En Estados Unidos tardaron nueve meses en salir, en Europa el enfermo está más débil y la crisis es más compleja porque hay una economía y 18 gobiernos, pero en un año deberíamos estar creciendo.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Nadie es más que nadie de M. Ángel Revilla

Miguel Ángel Revilla es político retirado actualmente, y en su jubilación ha hallado la felicidad, escribiendo este libro y haciendo gala de su experiencia política impecable y sabia.

 

Ha sido durante algunos años, presidente de la comunidad cántabra, con un balance más que generoso y loable. Y, sobre todo, es un tipo carismático divertido, campechano, afable, amigo de sus amigos, muy cordial, respetuoso y muy buena gente, es decir, lo que se llama un hombre intachable por los cuatro costados.

 
Sin duda con quiénes decidáis leer este ejemplar, podemos deciros que sin duda es tan bueno y tan repleto de verdades que cuando abres el libro, comienzas, comienzas y te engancha tanto su fácil lectura que no puedes dejar de leerlo hasta el final. Entre otras cosas porque me pareció ver mucha verdad desde las primeras páginas. El libro no está mal escrito aunque no es ninguna demostración de gran calidad literaria. Pero es tremendamente divertido. Revilla lo salpica de anécdotas entrañables; de recuerdos que van de la niñez a su madurez como persona y político; de retratos accesibles de personajes de suma importancia (el rey de España, presidentes de la nación o políticos de diverso pelaje). Hasta aquí un libro más. Pero lo que diferencia este libro de todos los demás es la honestidad y la cercanía con la que nos llega una información que no nos cambiará la vida, pero que, sin embargo, nos recuerda que detrás de un cargo político (a veces y sólo a veces) encontramos a una persona normal y corriente. La solemnidad queda al margen, afortunadamente.


Como todos estos libros, incluye algunas fotografías del autor. Siendo niño, joven, político, padre y esposo. No aportan nada de nada como suele pasar.
Me quedo con un aspecto que me ha parecido especialmente sugerente. La relación de Revilla con el fundador de ETA cuando la banda armada no existía. Y, por otro lado, ese mensaje que envía Revilla que viene a decir que sin esfuerzo nada es posible. Un esfuerzo que se convierte en conflictos con los más poderosos y, sobre todo, con uno mismo.


Que nadie espere una sola frase para anotar. Que nadie espere confesiones incendiarias. Que nadie espere algo que no sea un rato de entretenimiento. Que nadie lo espere, pero si tienen un rato, QUE NADIE DEJE DE LEER un más que agradable volumen lleno de honestidad, que dentro de los valores que debemos esperar de las personas, este es uno de los mayores y donde Miguel Angel Revilla evidencia un estado de sinceridad magnífica e invita a los lectores a embadurnarte desde los ojos hasta el corazón, con los sentimientos que él tal cuál siente, y en este libro en él así lo expresa con nitidez mácula y sin dudar ni un ápice.

Escribir comentario

Comentarios: 0